• Luis Rey

Conversaciones con tus hijos (preadolescentes).

¿Por qué preguntar es mejor que dar ordenes?


"Hacer preguntas sin poner obstáculos, generan conversación"

Para mejorar la relación con tus hijos debe existir una comunicación fluida y continua; por fluida debemos de entender comunicación sin obstáculos; y sin obstáculos, me refiero a evitar prejuicios en tus preguntas puesto que una preguntan tendenciosa es difícil de responder sobretodo cuando eres padre y quien responde es tu hijo; ante eso tu hijo entrará en una pose mental de defensa, pues sabe que cualquier respuesta generará un juicio sea emitido o no por su padre.


Para mejorar es comunicación, en mi experiencia me ha resultado dos cosas:

Hacer preguntas poderosas y evitar dar ordenes, indicaciones o consejos.

Otro elemento primordial es eliminar el miedo. En otros posts he comentado acerca del miedo, en algún momento como padre debemos de tener una postura sin miedo, sin el temor que nos infunde el hecho de querer que nuestros hijos sean felices o exitosos. a mi me sirve la frase de "No son tus hijos", para eliminar el miedo debes de suponer mentalmente que estas aconsejando o preguntando a una persona que aprecias, pero no tanto como a un hijo.


Ahora bien aquí redacto lo que he aprendido y experimentado acerca de esto; como referencia, la inspiración es del Coach Carlos Melero quien coincide bastante con lo que yo he sentido respecto a este tema. Aquí dejo el link a su sitio web, que la verdad está genial. https://coachingrealista.com


  1. Preguntar sin obstáculos. Debes de crear preguntas sin prejuicios. Por ejemplo yo intentaba dar consejos disfrazados de preguntas; algunos ejemplos son: "¿No crees que debes de revisar eso con tu mamá?" <- Estoy aconsejándole a mi hijo que revise el tema con su mamá. "¿Podrías pensar que lo hice por tu bien?" Vamos padres de familia, ese tipo de preguntas son consejos ocultos con maña y lo que menos quieres perder es la confianza de tu hijo, o el hecho de que puede ser escuchado. Sin mencionar que en ambos ejemplos, la respuesta de tus hijos puede ser - Si o no.

  2. La persona que pregunta es quien dirige. Mis hijos son perspicaces y en ocasiones me he visto respondiendo preguntas que me hacen cuando en realidad ellos son quienes deben de responder, sobre todo cuando se trata de ayudarles. ¡Son expertos desviando la atención! jaja.

  3. Las preguntas siempre se responden, pero no siempre se expresan. Debes de saber que aprendí que cuando alguien te pregunta algo, la mente siempre busca la respuesta, en ocasiones logras encontrar la respuesta, pero no necesariamente lo hablas o lo manifiestas. De hecho lo que provoca una pregunta bien hecha, es que visualizas o pones foco en esa duda que tienes, en esa parte que deseas revisar, una vez allí, crear una serie de preguntas sin prejuicio puede ayudarle a tu hijo a encontrar una respuesta que le sorprendería.

  4. Las preguntas generan realidades. Lo increíble de hacer preguntas en lugar de dar consejos, es que al ponerse foco en el tema a resolver, hace que tu hijo pueda crear una respuesta imaginando una realidad de solución e incluso se visualiza en un mundo ya resuelto, invitarlo a eso, es la clave de las preguntas poderosas.

  5. Crea realidades positivas. Respecto al punto anterior, en mi experiencia, me ha resultado mejor hacer preguntas positivas que negativas: ejemplo de ellos es: "¿Que harás cuando logres pasar tu examen de admisión?" esto funciona mejor que preguntar "¿Que sucedería si no apruebas el examen?" El crear una realidad positiva + una visualización mental es la mejor respuesta que se puede encontrar.

© 2018 Reyes Del Valle.

Crianza de la forma más sincera

  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round

Veracruz Mexico