• Luis Rey

La ausencia de la Reina

Actualizado: 31 de mar de 2018

Dedicada a mi esposa y a la mayoría de las mujeres que perpetúan su ser a través de la familia.


Nunca fui muy bueno para jugar ajedrez, a pesar de entrar a varios torneos, siempre era descalificados en el primer juego y si bien la suerte estaba de mi lado, pasaba a segunda ronda.

Algo bastante curioso es como en algunas estrategias debes de sacrificar a tu reina para continuar en la partida de forma táctica lo cual se traduce en no arriesgar al Rey.


En nuestro caso como familia todos hemos dado algo que bien podría ser un sacrificio, necesario para lograr el éxito de algún otro integrante, sin embargo hay una pieza fundamental en nuestra familia de la que no podemos prescindir y es... la Reina.


Los motivos de este post fueron dos. Número 1, empece a escuchar a las feministas y todas las opiniones encontradas respecto al tema, es una tema que tiene bastantes matices y si bien no tengo una postura clara es evidente la necesidad de esta lucha en nuestra sociedad, la cual al momento me parece ha sido larga y extenuante, donde la buena noticia es que está sobre los hombros de las mujeres donde mejor aun , muchos hombres nos hemos sumado.


Número 2, hace unos días mi esposa colapsó después de mucho estrés, cansancio y presión. Imagina una partida de ajedrez donde la reina es quien realiza los movimientos y el resto de las piezas no participan en las jugadas.


Pero bueno... ¿quien es esta Reina de ReyesDelValle? Tiene como elemento el fuego y lo ha sabido compartir, como buen fuego ilumina mucho más allá de su hogar, lo cual lleva una desventaja y es que todos desean su luz y para aquellos que la obtenemos, hemos celado el compartirla entre varias personas. Yo tuve que madurar, ninguna mujer así debería ser prisionera de su hogar, pues es luz libre justamente para iluminar el mundo, el forzarla a iluminar un cuarto en lugar de la noche es un acto de egoísmo donde muchos salimos perdiendo, dejarla arder e iluminar es parte de su naturaleza, he aprendido a compartir su luz con sus amigas, pues siempre regresa a mí, como si me perteneciera, pero me gusta pensar que de mí toma un poco de sus energías para regresar nuevamente a iluminar las sombras.


Tiene dos licenciaturas, en matemáticas e inglés; tiene un razonamiento que parece haber vivido toda una vida, es como yo le digo de cotorreo (broma), una mujer de 1920 por que posee una actitud tradicional, pero con una imaginación del 2000, la tecnología no se lleva con ella, siempre encontrando funciones inexploradas en el software, la impresora no le imprime nunca y su whatsapp no le sirven las palomitas de verificación... educa y ama a 2 adolescentes (quasiadultos), una princesa y una niña que es un caos y lo peor, un esposo que es poco handyman.




Tiene una obsesión por la limpieza y la estética del hogar, embarazada de 8 meses movió un mueble (tocador) que fue colocado por dos hombres fortachones; eso y un pastel de cumple provocó el nacimiento de mi hijo Adham :)


A la par la siguen buscando para vender casas, por que tiene un sentido desinteresado por la venta, es decir, siempre dice que la casa de cada familia está por allí en algún lugar de un gran país, y que su trabajo es encontrarla. Siempre usa la frase de "Lo que por derecho divino te pertenece... no hay poder humano que te lo quite", porque la aplico con nosotros.


Lleva varios negocios de renta de locales que básicamente nos dan flote en la economía familiar y en los últimos meses administra el fraccionamiento donde vivimos de forma gratuita, la he visto levantarse en la madrugada preocupada si la luz de las lámparas están apagadas para ahorrar el dinero de los vecinos, o renunciar a los "5 minutos más", del snooze del despertador.



Para aquellos esposos de las reinas de cada hogar dejo algunos consejos para que ustedes sean el viento del fuego que eligieron tener a su lado.


  • No es ayudar en casa, es hacer labores de la casa, simplemente porque como hombres vivimos allí. La obligación es de ambos.

  • Usa todas tus fuerzas. La fuerza de una mujer casada está en la presencia del amor de su vida, no necesariamente es el esposo, pero cuando lo es, las fuerzas se multiplican.

  • El éxito de la mujer radica en el deseo de su espíritu y corazón, no el de sus pensamientos, que en muchas de las ocasiones no le son propios. Por ello los hombres no las entendemos, porque su lenguaje es espiritual y debemos de aprender su idioma.

Nunca sacrificaremos a la reina, porque entonces perderemos la partida.

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round

© 2018 Reyes Del Valle.

Crianza de la forma más sincera

Veracruz Mexico